· 

Alergia a las mascotas

 

Las mascotas, principalmente los perros y gatos, son una causa frecuente de alergia en personas con rinitis o asma alérgica.

 

Todos los animales de pelo, plumas, reptiles e incluso gusanos, larvas e insectos para alimentar mascotas, son capaces de producir alergia.

 

La sensibilización a las mascotas se puede producir tanto por animales con los que convivimos, como padecerla otras profesiones relacionadas con las mascotas como pueden ser personas que trabajan en veterinarias, cuidadores, personas que trabajan en sitios especializados en limpieza de mascotas o incluso en personas que trabajan con animales en el campo de la investigación.

 

Por otra parte, los alérgenos de los animales domésticos no sólo están dentro de casa, si no también se pueden transportar en la ropa, en el pelo de las personas, se acumula en escuelas, transporte público e incluso en casas donde no hay animales.

 

Las mascotas en números

En el 2009, en España habían 8,5 millones de hogares con al menos una mascota. Para ese mismo año habían 22 millones de animales domésticos en el país, de los cuales, 5 millones son perros y 4 millones gatos, el resto se reparten entere pájaros, peces, pequeños mamíferos, anfibios y reptiles. 

 

Actualmente, se calcula que un dueño de mascota puede gastar una media de 1000 - 1200€ al año, dependiendo el tipo de animal que posea.

 

¿Qué parte de mi mascota me produce alergia?

Generalmente los pacientes que llegan a la consulta, creen que los alérgenos están principalmente en el pelo de los animales. Esto es sólo una creencia popular. Es en la caspa donde se encuentran la mayoría de los alérgenos. Esta contiene alérgenos producidos por las secreciones de las glándulas sebáceas y salivares que se adhieren al pelo cuando el animal se lame.

También encontramos alérgenos de las mascotas en la orina, glándulas perianales, así como en la saliva.

 

 

¿Cómo se manifiesta la alergia a animales domésticos?

Los síntomas de alergia a mascotas se manifiestan desde conjuntivitis (picor de ojos, lagrimeo) pasando por rinitis (estornudos, mucosidad como agüilla, picor nasal), síntomas cutáneos como picor con enrojecimiento al contacto con el animal o incluso ronchas, hasta tener síntomas de vías respiratorias bajas como tos, sensación de ahogo, escucha de pitos en el pecho.  Todos estos síntomas pueden darnos por separado o una mezcla de varios o todos juntos. 

 

Evidentemente, los síntomas ocurren relacionados al contacto con mascotas o en sitios donde suelen vivir éstas. Aunque algunas personas experimentan estos síntomas, por ejemplo, al saludar, abrazar o estar en contacto con una persona que tenga mascotas.

 

 

Si tengo alergia a mi mascota, ¿es suficiente con que no entre a mi habitación?

No es suficiente con que la mascota no entre en la habitación del alérgico. Si no es posible retirar a la mascota de la casa, se recomienda confinar a la mascota en un área específica de la casa y que, por supuesto, no entre en la habitación.

Además se recomienda:

  • Usar limpiadores de aire con filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) o filtros electrostáticos.
  • Eliminar alfombras y moquetas.
  • Colocar cubiertas impermeables al colchón y almohada.
  • Lavar semanalmente a la mascota, para reducir la cantidad de alérgeno concentrado.
  • Utilizar productos que apelmazan los alérgenos, haciéndolos más pesados (ej. Vetriderm®).
  • Castrar a la mascota.

 

¿Qué tratamientos existen? ¿He de deshacerme de mi mascota si tengo alergia a la misma?

Como primera opción, siempre se recomienda que la mascota causante de la alergia se retire de la casa, esto es realmente muy difícil, ya que actualmente las mascotas en muchos hogares son considerados parte de la familia. 

 

En función de la gravedad de los síntomas pueden recomendarse tratamientos que van desde antihistáminicos tópicos (nasales, oculares), antihistamínicos orales, corticoides tópicos, si hay síntomas bronquiales incluso broncodilatadores o tratamiento de mantenimiento con corticoides inhalados.

 

Así mismo, también se puede valorar la inmunoterapia específica o mejor conocida como las “vacunas de la alergia”, se debe valorar junto al alergólog@ los PROS y CONTRAS de la inmunoterapia para cada paciente. 

 

 

Y la pregunta del millón… ¿existen los gatos o perros hipoalergénicos?

La respuesta rápida es ¡NO!, pero en la siguiente entrada os contaré el por qué los alergólogos decimos que NO EXISTEN los gatos ni perros hipoalergénicos. 

 

 

¡Hasta la próxima!

Escribir comentario

Comentarios: 0